Reseñas

sábado, 19 de agosto de 2017

Reseña: Aquí empieza todo de Jennifer Niven

Aquí Empieza Todo Jennifer Niven 





Todo el mundo cree conocer a Libby, aunque nadie se ha parado a pensar cómo es ella realmente, más allá de su aspecto y de su peso. También todos creen conocer a Jack, ese muchacho encantador que oculta un profundo secreto. Cuando una cruel jugarreta los enfrenta, los dos van a descubrir que la soledad compartida es menos solitaria. Son dos adolescentes rotos: de corazón a corazón, porque lo único que importa es querer y que te quieran por lo que realmente eres.






¡Hola! Hoy toca reseña de Aquí empieza todo, un libro que compré compulsivamente hace dos semanas gracias a mi querida Tris del blog Llave al infinito que me ha convencido con su reseña a leerlo. La verdad es que no me arrepiento porque me ha encantado a pesar de varias fallas que encontré.

Esta es la historia de Libby y Jack, dos adolescentes que pasan por momentos muy dificiles. Cuando Libby era pequeña perdió a su madre, lo que la llevó a comer más de lo normal para llenar el vacío de su corazón. Obviamente esto complicó gravemente su salud. Tras ser nombrada como "La chica más gorda de América", sufrió de mucho acoso, recibió muchas terapias y tuvo que estudiar en casa durante varios años. Luego decide que es hora de enfrentar al mundo y se reintegra a la escuela donde conocerá a Jack.

Jack es el chico más popular de la escuela, con una novia atractiva y muchos amigos. Probablemente todo aquel que lo vea sentirá envidia por cuan feliz y afortunado es. Pero, como dice el dicho: Caras vemos, corazones no sabemos. El sufre de una condición llamada prosopagnosia que le impide reconocer las caras de las personas, ni el de su familia ni amigos. En otras palabras, tiene ceguera facial y nadie lo sabe.

Me ha sorprendido lo enganchada que estuve con este libro. La pluma de Jennifer es my fluida y amena que a pesar de sus cuatrocientas y pico de páginas, me lo he leído en dos días cuando al principio solo quería hojear las primeras hojas pues no tenía planeado leerlo en ese momento. Ya imaginarán mi reacción al momento de darme cuenta que ya estaba en la página 250. 

Los personajes son unas de las cosa más buenas que hay en este libro porque son profundos y muestra una realidad que existe en nuestro día a día. Están los amigos de Jack, quienes piensan que burlarse de otros, hacerles bromas e incluso escribirles insultos es divertido y que no hay nada malo. Algo que pasa mucho en la vida real. 

Pero a pesar de que le duele, Libby se recupera firmemente y los enfrenta con toda la actitud que yo hubiera deseado tener en mis tiempos de escuela. También está el padre de Libby, un hombre quien ha sufrido mucho la pérdida de su esposa y desintencionadamente descuidó a su hija al estar en depresión.

Ya está claro que lo que más amé de esta historia ha sido el personaje de Libby, quien es un verdadero ejemplo a seguir. Por las circunstancias de la trama, se ve empujada a madurar rápido y todos sus pensamientos son muy prudentes y correctos. Ella está decidida a demostrar que el estar en sobrepeso no la hace menos que nadie ni tampoco tener que ser objeto de burlas para otros.  

Por otro lado, Jack no me pareció gran cosa. Pero sí me dio mucha pena con su condición, eso de que no puedas recordar los rostros de las personas es muy fuerte y admito que desconocía la existencia sobre esta enfermedad así que obviamente empecé googlearlo. Esta es otra cosa buena del libro, que puedes aprender algo sumamente nuevo al punto de decidir indagar un poco más por tu propia cuenta y ahí te das cuentas que Jennifer Niven ha investigado con profundidad sobre el tema que no deja nada al aire. 

¿Por qué Jack no me agradó tanto? Porque en todo el libro él es el típico chico que hace las cosas a su conveniencia y aunque no lo acepte realmente lo hace para proteger su "reputación". Vale, que al final  él cambia y aprende aceptarse como es. Pero nunca le perdonaré (aunque esté arrepentido) lo que le hizo a Libby en un principio porque es muy humillante y eso me ha tocado la moral.

Otra cosa que no me ha gustado o bueno, que no me convencieron fue las partes románticas. Para mí todo sucede muy rápido que lo sentí un poco forzado y en algunas ocasiones las escenas/dialogos se llenan de cursilerías extrema. Algo irrealista para lo que esperaba en este libro. No estoy diciendo que no me gustara el romance, al contrario, el chico se fija en ella más allá de su peso y ella sigue firme en su actitud, pero habría quedado mejor sí se hubiera profundizado más.

Lo mismo sucede con el final porque fue muy fortuito como se desarrollaron las cosas ya que se vuelve muy predecible y también lo sentí forzado. Es como si le faltaran más páginas, vamos ni siquiera nos ha dejado un epílogo donde posiblemente hubiera terminado mejor.

En conclusión, Aquí empieza todo es un libro que recomiendo mucho porque es una historia muy real y de superación personal. La autora claramente hace una crítica hacia la sociedad para concienciarnos de que un problema, por más "gracioso" les parezca, puede transformarse en algo serio y delicado. En otras palabras, nos pide que apoyemos en lugar de burlarnos de otra persona ya sea por su peso o cualquier otra cosa, que no abusemos de la tan aclamada "Libertad de expresión" donde muchos se escudan a la hora de hacer comentarios insultantes.